No es Polvo de Estrellas. Es Polvo de Muerte.

El pasado viernes las calles de la ciudad se cubrían de un manto amarillento.
Me sorprendió muchísimo; los árboles, los edificios… todo parecía envuelto en una cinta kilométrica de celofán color amarillento. No daba ninguna buena espina.
Y he aquí una foto tomada el domingo 1 de julio, cuando la cosa estaba un poco mejor.


Es fácil apreciar la neblina con sólo mirar al parque y, sobre todo, al edificio justo detrás de él. En los objetos que están en primer plano no se aprecia tanto; más en los que están alejados. Pensé que era un incendio. Me equivoqué. Eran dos.

La problemática de los incendios forestales en España es muy grave. Todos los años por estas fechas se nos queman nosecuántas hectáreas de monte por negligencias o, yo creo, en muchos casos por fuego intencionado. A veces los bosques molestan para hacer una construcción, o cosas por el estilo, y hay gente que no tiene ningún escrúpulo a la hora de quitarlos de en medio. En este caso, aunque el que asedió Turís se atribuye a la mala colocación de una placa solar, pero hay otros casos en los que el origen del fuego no queda nada claro.

En este caso, fueron dos fuegos que comenzaron el jueves y el viernes respectivamente.

El viernes, la ciudad parecía haber retrocedido en el tiempo a la época en la que las películas se veían en blanco y negro, aunque esta película se veía en un tono amarillento. A lo largo de todo el día una lluvia continuada de pequeñas cenizas bañó la ciudad al completo como Polvo de Estrellas.

Pero la analogía no es demasiado buena; el Polvo de Estrellas evoca una buena sensación. La lluvia de cenizas, todo lo contrario. Era el constante recordatorio de que dos fuegos se estaban llevando por delante 50.000 hectáreas de flora y fauna de nuestra comunidad, destruyendo la naturaleza valenciana y dejando sin hogar a muchas personas cuya vivienda se encontraba en esas zonas.

Y también vidas humanas. Un piloto de helicóptero perece durante las operaciones para combatir el fuego.

La única buena noticia es que, a estas horas, a miércoles 4 de julio, séis días después que se iniciara el primero de los incendios, el tiempo ha dado una tregua, bajando algo las temperaturas, y el fuego remite. Pero en las calles todavía quedan cenizas esparcidas por toda la ciudad. Son las cenizas que llovieron entre el viernes y el domingo de la semana pasada.
Y no es Polvo de Estrellas. Es Polvo de Muerte.

… pero ya hay quien propone que no nos quedemos de brazos cruzados. Y eso sí que es importante.

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: