El voto de la desesperación

Grecia votó ayer domingo 6 de mayo de 2012, después de una maratón de recortes acontecidos en los últimos dos años.

El pasado 4 de abril, un jubilado se quitaba la vida con una pistola en la Plaza Sintagma, a causa de la precaria situación en la que le habían dejado los recientes recortes del Gobierno griego, ante el Parlamento. Hace falta estar muy desesperado para hacer algo así. La vida es lo último de lo que cualquier ser vivo está dispuesto a desprenderse. Y un país entero lleno de gente que está así de desesperada es capaz de cualquier cosa…

El caso de este jubilado no es único. En el sur de Europa e Irlanda, donde más se está sufriendo la crisis, los suicidios a consecuencia de ésta se están multiplicando. Y eso es muy peligroso. Y los ajustes, por muy necesarios que sean para cuadrar las cuentas de los Estados, están promoviendo esto.

Keynes decía que “El Estado del Bienestar es la razón por la que las clases populares aceptan el capitalismo como orden económico; si éste se cercena, estos sustratos sociales optarán por órdenes alternativos, llámese comunismo o fascismo”. Sabía de lo que hablaba.

Poco después Mussolini ascendía al poder en Italia y Hitler en Alemania. Y poco después estallaba la Segunda Guerra Mundial.

Pese a la victoria aliada, tras 1945 aún quedaba un frente anticapitalista, personificado en la URSS. Las democracias occidentales habían aprendido bien la lección que Keynes nos dio, y optaron por mantener un Estado del Bienestar que persuadiera a las clases trabajadoras de buscar otros sistemas económicos que no fueran el capitalismo. El sistema estaba bajo presión: dale a la gente lo que quiere o se buscarán otro sistema.

Tras la caída de la URSS y del Telón de Acero a estas democracias se les olvidó aquella lección. Pero no deberían haberlo hecho.

Los resultados de esta jornada en la cuna de Europa cuando comenzó el recuento no me sorprendieron. Llevaba tiempo esperándolos. El precedente fue la primera ronda de las presidenciales francesas. La Lección de Keynes volvió a demostrarse cierta entonces: no hay más que ver quién fue el más votado entre las clases populares francesas. Por cierto, poco después, el Gobierno holandés caía ante la negativa de la ultra-derecha, socio de gobierno, a aceptar un programa de ajuste. La extrema derecha sabe que tiene una oportunidad de ascender en Europa ahora.

Los resultados definitivos de las elecciones griegas no son para nada sorprendentes. La gente está cabreada con el orden establecido, con los partidos asociados a ese orden por los ajustes impuestos, con Europa, a la cual se asocia con durísimos recortes. Eso alienta el populismo, el nacionalismo más duro, y también a aquellos partidos que no han tenido ocasión en mucho tiempo de entrar en el Gobierno, lo que supone que su imagen no está contaminada por todo lo que está pasando. Además, desde hace tiempo la extrema derecha va buscando captar el voto de la izquierda desencantada. En España y en el resto de Europa. No es casualidad que muchos de los puntos del programa de la formación de Marine Le Pen para esta campaña recordaran a los que uno pueda encontrar en las propuestas electorales de un partido de izquierdas (salvando, por supuesto, temas de inmigración).

No sorprende en absoluto que Syriza (hasta donde sé, parece una Izquierda Unida en Grecia) sea segunda fuerza política, el PASOK (socialistas) sean la tercera, y que Amanecer Dorado, un partido neonazi, haya conseguido representación.

Keynes tenía razón. Tener déficit y no devolver tus deudas es malo, pero recortar el Estado del Bienestar como se está haciendo en Europa ahora mismo puede llegar a ser mucho peor, y tener un coste en el medio – largo plazo mucho más alto.

Grecia ha votado. Y hay mucho que leer al respecto. La vieja Europa va mandando señales. No deberíamos ignorarlas.

Tags: , ,

One Response to “El voto de la desesperación”

  1. 17 de junio de 2012… y ahora, ¿qué va a pasar? – Elecciones; Grecia, ¿qué vas a hacer? « El Hombre Humano Says:

    […] El Hombre Humano Blog de David López « El voto de la desesperación […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: