Combatamos el déficit: ¡Dejad de mimar a los ricos!

– ¡Quiero pagar más impuestos!
No me sorprendió que Warren Buffett hiciera una petición así. Lo que sí ha resultado una novedad ha sido que el ejemplo haya calado y las grandes fortunas en Francia también estén pidiendo un aumento de la presión fiscal.

Uno de los argumentos de quienes no quieren aumentos de la presión fiscal sobre las grandes fortunas de una sociedad es que, al ser ellos quienes manejan el capital, si se les aplica una mayor presión fiscal se les desincentiva para iniciar nuevos negocios, invertir en nuevos proyectos y generar por tanto riqueza y empleo. Ese es el argumento favorito de Rober Lucas, uno de los líderes de la Escuela de Chicago, centrada en el monetarismo creado por Milton Friedman.

Pero también hay algunas razones para opinar justo lo contrario:

1.- Gravar más a las grandes fortunas puede hacer sacar músculo a las cuentas públicas, disminuyendo pues la deuda y por tanto el riesgo percibido de prestarle al Estado en cuestión, bajando por tanto el tipo de interés del Tesoro Público, que marca una pauta para los tipos de interés del crédito a todas las empresas del país… disminuyendo, en definitiva, los costes de financiación para todas ellas

2.- Como dice Warren Buffett, es muy poco creíble que quien es rico o puede hacerse rico vaya a dejar de hacerlo sólo porque le suban los impuestos. Si alguien tiene alguna duda, que me dé un contrato millonario (en euros, claro) con una tasa impositiva del 80%, como hizo Roosevelt. Ya verá lo que tardo en cogerlo.

3.- Aún suponiendo que así sea, que las grandes fortunas pasen a ser más reticentes a la hora de emprender nuevos negocios o correr riesgos a la vista de que la recompensa a la otra orilla será menos suculenta debido a un aumento de los impuestos sobre beneficios, esto también podría ser beneficioso: como también dice Warren Buffett, quien ya es rico no tiene que buscar hacerse rico (porque ya lo es) lo que se tiene que preocupar es de seguir siéndolo. Se han visto muchos casos de grandes fortunas que han jugado excesivamente con el riesgo para aumentar aún más su riqueza y el resultado ha sido la ruina. Ese desincentivo que supuestamente podría provocar un aumento de impuestos sobre las grandes fortunas podría servir también para que éstas jugaran menos a la ruleta rusa financiera y tomaran más cautela en la valoración del riesgo; una de las cosas que nos ha llevado a estar en la crisis que estamos, por otro lado

4.- Retirar dinero de la circulación por la vía de aumentar la presión fiscal también puede permitir una mayor redistribución de la riqueza, con mayores prestaciones sociales y mejor Estado del Bienestar. Cuando el Estado del Bienestar de un país funciona bien, hay efectos positivos en seguridad en ese país (al reducirse la pobreza y la desigualdad social hay menos caldo de cultivo para la delincuencia) lo que, en última instancia, también tiene efectos positivos sobre la actividad económica, pues la estabilidad social y el poder adquisitivo de los habitantes de un país también es importante para las expectativas empresariales (¿cuánto podríamos vender? ¿cuáles pueden ser los costes de asegurarnos contra un robo / incendio, etc? Pensemos como ejemplo en cómo pueden haber afectado los disturbios recientes en Londres a las primas de las pólizas de seguro a los negocios establecidos en esta ciudad).

5.- Sirve también para dar más legitimación y credibilidad al orden económico y social establecido. Nos guste o no, un orden que condena a una dura austeridad a grandes segmentos de la población mientras unos pocos segmentos disfrutan de altas rentas no va a ser visto con buenos ojos por aquellos que lo sufren, en vez de disfrutarlo. Evitar la excesiva desigualdad social también es importante.

6.- Por último, la eliminación de liquidez excesiva. Sacar dinero de la circulación de los negocios en el mundo privado y dirigirlo a gasto asistencial público, que podría evitar el sobrecalentamiento de la economía, lo que lleva a la larga a estar como estamos ahora: en una crisis generada por un exceso mundial de ahorro que se generó en la primera década de este nuevo siglo.

– ¡Dejad de mimar a los ricos! ¡Subidles los impuestos! – dijo Buffett. Muy bien. Le es de aplicación esa frase tan de moda de “se tenía que haber hecho antes”.Ahora la pregunta es ¿para cuándo España?

Tags: , ,

One Response to “Combatamos el déficit: ¡Dejad de mimar a los ricos!”

  1. niefcz Says:

    Lo explicaste claramente, hay muchos mitos que se han formado alrededor de los impuestos, la riqueza y la inversión; es momento de repensar profundamente los principios y mitos que han guiado a nuestras economías hasta donde estamos ahora.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: