La deuda italiana: éramos pocos y parió la abuela

Muchos la estábamos esperando. No sé de qué se sorprende la gente. Un país con un 120% de deuda pública sobre el PIB antes o después tiene que saltar.

Las reacciones al pufo italiano no se han hecho esperar: los hay que dicen “eso no es ná’, aproveche pa’ ir de compras a la versión italiana de El Corte Inglés, los hay que se muestran un poco (ná’ más que un poco) más pesimistas y luego están los que gritan “sálvese quien pueda; los que juegan a corto primero.

Tal como yo lo veo: lo raro es que Italia haya tardado tanto en saltar. Lo cierto es que este país no tenía una deuda externa tan abultada como otros de los países del Club Mediterráneo, principal problema, por ejemplo, de España, donde tenemos unas cuentas públicas MUY saneadas, pero un problema de excesivo endeudamiento privado con el resto del mundo, que es lo que han castigado (y siguen castigando, entre otras cosas) los mercados.

Pero dicho esto, Italia es el país con el gobierno más endeudado de Europa, sólo por detrás de Grecia.
Roubini, conocido como Dr. Doom por sus catastrofistas pronósticos sobre la economía (que lo peor de todo es que muchas veces se cumplen) lleva tiempo avisando de que en la eurozona se puede armar la de Dios es Cristo por haber puesto bajo la misma moneda países tan diferentes como puedan ser Alemania y Grecia. Y encima, sin unión fiscal ni política de por medio, para que si pasa algo se contagie bien contagia’o a toda la eurozona.

En uno de esos artículos avisó del efecto dominó del que ya había oído hablar, respecto al sudoku de la deuda europea. Básicamente decía que en Europa todos nos debemos pasta entre nosotros, somos como un grupo de montañeros haciendo escalada a mano atados de la cintura por una sola cuerda; en cuanto uno cae arrastra a todos los demás al hoyo.

Por mi parte, soy de los que opinan que lo de Italia no es sólo “una crisis política”, como opinan DraconPartners en el link adjuntado arriba. No hay una crisis: hay varias. Está la crisis financiera, pero también la crisis de la deuda en Europa. E Italia es otro capítulo en el culebrón que constituye esta última, y que, en parte hay que agradecer a Alemania cuando Merkel anunció un tijeretazo (perdón, “plan de ahorro”) de 80.000 millones de euros cuando todo el mundo le pedía justo lo contrario: aumentar el gasto público para facilitar la reducción de la deuda externa en la periferia europea.

Se avecinan tiempos interesantes: ya veremos qué pasa cuando empiece el cachondeo de las quitas y las reestructuraciones de deuda porque fulano (cualquier país europeo cuyo nombre empiece por “Gre” y acabe por “cia”) o mengano o sotano no puedan devolver la pasta que se les ha prestado y contagien a los demás.

Nos vamos a divertir.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: