Twitter y los social media: un criadero de burbujas bursátiles

Astroc - Burbuja inmobiliaria; por cortesía de http://www.bcendon.com

¿Recuerdan lo que pasó con Astroc?

Por contarlo rapidito: inmobiliaria que sale a Bolsa por unos 6 € la acción, todo el mundo se cree que con ella se ha descubierto la gallina de los huevos de oro y empieza a haber bofetadas por las acciones de la compañía, que suben y suben de precio sólo por el hecho de que hay muchísima gente comprándolas, lo que presiona al alza el precio de la acción, plantándose ésta en 75€ en cuestión de un añito. A los pocos meses el cuento de hadas terminó, al descubrir que aquello no era un negocio tan lucrativo como se esperaba: la empresa no tenía pinta de poder hacer sonar la caja registradora tanto como para retribuir bien unas acciones compradas a más de 70€.

Es entonces que todo el mundo empieza a vender. Como todo Dios se quiere quitar de encima las acciones y nadie está comprando, el precio baja bruscamente, lo que asusta a la gente, animándola – aún más – a vender ese activo que tan rápidamente se deprecia… aumentando la presión de las ventas sobre el precio a la baja. El pesca’o que se muerde la cola.

En poco tiempo las acciones estaban por debajo de los 3€. Mucha gente perdió hasta la camisa.

Esto es una burbuja. El capitalismo está lleno de ellas.

Bien, pues ahora pensemos, tal y como es la gente, que en estos días, cuando existen los Social Media, y twitter es uno de los más importantes, que un fulano con casi cuatro millones de seguidores un buen día dice que las acciones de la compañía “x” se van a revalorizar una barbaridad. Resulta que los seguidores son además fans del fulano en cuestión (no todo hijo de vecino con una cuenta de twitter tiene cuatro millones de seguidores). Y resulta que a todo el mundo le da por creerse lo que este hombre dice. ¿Qué pasa entonces? ¿No será algo parecido a lo de Astroc? ¿A qué se dedica este tipo, por cierto? ¿Es analista financiero, o algo por el estilo?

Qué va. Nuestro hombre es un rapero. De los que cantan, no de los que pescan rape, vamos. Y tiene a casi cuatro millones de fans que también le siguen en twitter. Y gracias a su clarividencia en cuestión de días la cotización de uno de los valores que tiene este tío en cartera se ha chutado en un 290%.

Sus fans desde luego que no lo son por sus magistrales conocimientos sobre finanzas. Pueden serlo por su música, su carisma o sus atributos corporales (¿puede tener algo que ver con que se haga llamar 50Cents?)… pero no porque el tío sepa ni papa sobre acciones, inflación, mercados de deuda y demás. Pero la gracia es que eso es irrelevante.

Lo ha dicho él y sus fans le creen. Justo una muestra de cómo no hay que comportarse, y de cómo se comporta el ser humano:
1.- Porque sea famoso no quiere decir que su palabra vaya a misa, que lo sepa todo, como acertadamente matiza él mismo en posteriores tweets
2.- Aunque lo supiera, vamos a ver, si alguien tuviera el secreto para hacerse rico, ¿de veras alguien se cree que esa persona lo compartiría?

Pero el problema es que, si ya antes hubo problemas con las burbujas en la Bolsa, como ya vimos en el crack del 29, que vino de una gran burbuja mobiliaria en Wall Street, o incluso la misma crisis por la que estamos pasando, que también ha tenido este componente, ¿qué puede pasar a partir de ahora, que en países como España medios como twitter avanzan a pasos de gigante?

En el artículo reseñado se comentan también las oportunidades que puede suponer tener una cuenta de twitter para aquellos que operan. Desde luego transforma el escenario: antes eran las grandes entidades las que podían modificar los precios de las acciones e iniciar fiebres compradoras y vendedoras. Los pequeños accionistas no podían coordinarse para llevar a cabo órdenes de compra por millones a la vez.

Pero el problema es una mayor volatilidad en los mercados. Y con ella, las insensateces en la Bolsa. Las burbujas, a la enésima potencia. Usar la tecnología precisamente para que los mercados se comporten de manera irracional. Yo veo muchas más amenazas que oportunidades, si usamos los medios sociales para esto.

Aquí twitter, aquí el mercado de valores. Una combinación explosiva.
Tarde o temprano nos acordaremos de este post.
Para entonces, lo de Astroc nos puede resultar hasta pequeño.

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: