Muertos vivientes, caza mayor en la castellana y saneamiento financiero

Carátula de "El Sexto Sentido", sacado de videoprimicias.com

Me encanta “El Sexto Sentido”. Es una película que trata de muertos que creen que están vivos. Que se lo digan a Japón.

Un problema que tuvo la economía nipona a mediados de los noventa y que comenzó con una crisis que todavía dura para ellos es el de las empresas zombies: los bancos comienzan a ocultar pérdidas, que no quieren que afloren porque, como es de imaginar, no es muy bueno para el nombre del banco ni sus posibilidades de financiación. El gobierno de turno tampoco quiere que se sepa el cuento porque tampoco es bueno para las perspectivas del país: la gente tiene miedo de meter la pasta en un país donde medio sector bancario está quebrado. Esto aumenta el riesgo país, y quien le presta dinero a esa nación lo hace a un tipo de interés mayor por si hay pérdidas. ¿Y la gente que tiene sus depósitos en el banco? ¿Qué dicen? ¿Interesados en solucionar el problema? Pues nada: son depósitos garantizados.

Así, entre todos, se están tapando los problemas de financiación del sector bancario, que no tiene liquidez para financiar la actividad del país, mientras enjuaga créditos a sus antiguos clientes para mantener el paripé de que aquí no pasa nada, que no tenemos tantos créditos fallidos: se financia a entidades muertas a costa de negar el crédito a las que están vivas y pueden generar actividad y empleo.

¿Qué tiene que ver esto con España? Absolutamente todo.

Esta semana el Gobierno se ha vestido de Bruce Willis y se ha metido de lleno con un problema a nivel nacional que preocupa en toda Europa. Las cajas son las que más altos ratios de morosidad tienen ante sí: han sido las que más créditos para la compra de vivienda han concedido en la época en que el paro en España estaba entre el 8 y el 10%, cuando todo el mundo tenía trabajo y pedía crédito hipotecario. Ahora el paro está casi al 20%. Y sus morosidades, que no hubieran de estar por encima del 3 o 4%, sobrepasan en algunos casos el 10%. Este es uno de los problemas de España. No la deuda pública, que de momento el país la tiene baja, muy al contrario que Grecia, con la que tantas veces se nos ha comparado de manera falaz. Una de las cosas que asusta de España son los problemas de las cajas, y que además no se ha descubierto hasta qué punto están enfangadas. Muchos se preguntan “¿qué puede pasar si empiezan a quebrar todas?”.

Hace un año se puso en marcha el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), un gran montante de pasta en préstamo para estas entidades, a un tipo de interes mínimo del 7,75%. En caso de que alguna de ellas quebrara y hubiera que rescatarla dejaría de ser un préstamo en ese caso concreto, eso sí.

Esta semana el Gobierno ha prometido un lavativazo máximo de 20.000 millones para bancos y cajas, y les obliga a aumentar su “core capital”. Traducido: financiarse menos con dinero que no es de ellos, y más con dinero que sí lo es.

Eso sí, quien no consiga llegar al 8% de core capital se encontrará con que el Estado se queda con la entidad. Supongo que esta es una de esas cosas que han hecho que haya cierta preocupación en los mercados, que sufren un ataque de alergia en cuanto oyen la palabra “nacionalizar”.

Una buena idea, pues los problemas de solvencia son peores cuando uno pierde dinero que, en lugar de ser suyo, es del vecino, que encima exige un interés adicional por ese dinero que en su día prestó. La idea es que las entidades financieras españolas sean más solventes.

Otra de las noticias ha venido del Financial Times, recomendando a la banca que venda sus acciones en empresas industriales. Zapatero a tus zapatos. Es una petición a los bancos de que dejen de meter dinero en la bolsa y lo utilicen para prestarlo a las empresas para mover la economía.

Si les hicieran caso lo que pasaría sería que habría un alivio en el problema de la falta de crédito para la actividad económica, por un lado. Por el otro, habría una caída en las cotizaciones de sectores no financieros, aunque no un crash bursátil, sino sólo una corrección de unos valores donde han metido los bancos buena parte del dinero que se les ha prestado a bajo interés. ¿O por qué sino estaba el mercado de valores subiendo a pesar de todos los indicadores macroeconómicos que siguen poniendo los pelos de punta?

Al calor de un saneamiento financiero en el mismo año de las elecciones autonómicas y municipales, que puede suponer momentos de entretenimiento dignos de un menú extra grande de palomitas y coca-cola, muchos cazadores (algunos de ellos de gangas) se han cargado la escopeta al hombro y se han ido a tantear a la presa en la Castellana, la City financiera de Madrid.

Que nadie se apasione demasiado: algunos lo hacen porque están jugando en bolsa a la contra del sector financiero español y quieren saber si es momento de dejar de hacerlo, si la cosa pinta bien para la piel del toro. Otros llevan idea de meterse, pero para recoger beneficios a los cuatro días e irse. Un lío de una noche, vamos. A ver si a la banca española le sale un buen partido, más que oportunistas de una semana para otra. Pero en cualquier caso, no es que sea más capital extranjero lo que recomiendan algunos para la banca española, precisamente. El tiempo dirá.

Sea como sea, el Gobierno parece resuelto a levantar la alfombra y descubrir toda la porquería escondida debajo para barrerla.

Esto se va a poner divertido. A pesar del polvo que puedar levantar.

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: