Negurigane. La aurora. El último amanecer.

Jueves 30 de septiembre.

El inicio del día despunta en el horizonte por detrás del Negurigane. Es ese gigante de cuarenta plantas ahí a la izquierda. Tiene un diseño muy reconocible, tanto por su fachada como por su terraza. Quiero observarlo bien. Será la última vez que lo vea desde esta ventana.

Odio irme de este sitio, pero debo hacerlo. Mi nuevo hogar me está esperando en otro lugar en Benidorm.

El día pasa rápido. Vuelvo a casa tras el trabajo.

Me despido del portero, que me presta unos destornilladores para desmontar mi escritorio y así poder trasladarlo. Acaricio a Rohan, el precioso Golden Retriever que de cuando en cuando pasean las vecinas. También observo la caída del sol sobre los edificios de Levante norte. La Manhattan benidormense pinta bien vestida de ocre cuando la tarde agoniza.

Me ha gustado pasar este verano aquí, en el área de Levante Norte. Pero he de irme. Y, qué diablos, ya es hora de conocer algo más de Benidorm.

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: