La Final de la Copa del Mundo. La Armada Invencible vuelve a flotar.

De final_copa_mundo_public

Sé que este post es del todo anacrónico, pues los acontecimientos pasaron hace ya una ocho días, y la historia es más que conocida por tod@s. Pero como ya había contado alguna cosa sobre el mundial me sentía en deuda con el blog para contar algo sobre la final, ahora que tengo algo más de tiempo para volver a postear en este sitio.

España está en la calle. Nos hemos olvidado de la crisis y a río revuelto ganancia de pescadores. Un servidor se encamina hacia el recinto de la America’s Cup en Valencia donde, según se cuenta, hay una pantalla de 40 metros donde se va a retransmitir el partido.

Donar sangre mola. Te regalan varias latas de Trina, un bocata de jamón y, si tienes suerte, una camiseta para hacer propaganda al centro de transfusiones. Lo normal es que no te la pongas nunca, pero en un día tan señalado ese, cuando todo el mundo lleva algo rojo para animar a la selección, es mejor sacar del armario tan distinguida prenda.

En el terreno de juego se dan cita dos estilos muy diferentes: el fútbol de España y el Full Contact de Holanda. La precisión del árbitro era similar a la de un televisor comprado en el rastro. Hay quien dice que como era una final no quería ponerse a tirar a gente. Yo pienso que un árbitro no ha de querer o no querer. Ha de cumplir. Son los jugadores de un equipo y del otro los que han de querer no hacer un partido en el que la mitad acaben con tarjeta roja. De haber pitado como se debía, Holanda se habría quedado con nueve jugadores o menos. Desde luego, da gusto jugar contra un equipo que te zurra de esa manera y encima se queja. Desde el principio me pareció que Holanda sabía que era muy inferior, que iba a perder y que no podía hacer otro tipo de juego. Alguien que sacude de esa manera no me creo que lo haga por otra cosa.

El final ya lo conocemos todos: Iniesta, en el minuto 116, a cuatro minutos de los penalties, marca el gol que lleva a España al Olimpo después de ochenta años de ostracismo mundialero. Cómo me alegro de que esta vez la canción de Amaral no valga por lo de “…España vuelve a casa…” Además Andrés tiene un detalle muy bueno, como es dedicárselo a Jarque. Una imagen para recordar, desde luego. Como lo fue ver la reacción de la gente en aquel momento.

La derrota dejó el ánimo de muchos holandeses por los suelos, y hubo a quien le sentó mal y aún se quejó de que a quien le tenían que haber expulsado jugadores era a España. Pero también hay quien ve las cosas de otra manera. Por suerte.

Esa noche el milagro se materializó. Esa noche La Armada Invencible volvió a flotar de la mano de la Marea Roja.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: