Baremación de la primera ronda para VUNU

Nota: lo que aquí cuento corresponde exclusivamente a mi experiencia como candidato durante la edición 2009 – 2010. No quiere decir que este año o en futuros años sea/vaya a ser así.

La cosa para ver “las notas” después de todo lo que son las pruebas en la Universitat de Valencia se hicieron de la siguiente manera en aquella promoción:
– puntuación de 0 a 10 para la nota del expediente; se tomaba la nota media del candidato
– puntuación de 0 a 10 para la prueba de informática
– puntuación de 0 a 10 para la entrevista

Así, el resultado final estaba entre 15 y 30 puntos. Para estar entre los primeros cinco creo recordar que eran necesarios 26 puntos. Lo cual no quiere decir, de todas formas, que no tener una nota menor lo saque a uno del todo del proceso. Recordemos que en muchas ocasiones hay gente de los primeros puestos que por diferentes razones se sale del proceso.

¿La oferta y demanda de puestos para aquella edición en la Universitat de Valencia? Veamos.

La Universitat participa en el proyecto optando a recibir hasta cuatro TORs de los llamados “destinos generales”. Adicionalmente hay una cierta cantidad de destinos que se adjudican de manera automática a cada universidad, lo cual tiene como ventaja que una vez uno consigue pasar las pruebas en su universidad puede puentear la competición con el resto de candidatos de España en la Autónoma de Madrid, al igual que el proceso en Bonn, e ir directamente a la entrevista telefónica con los oficiales de destino. O sea, una vez a uno lo ha seleccionado su universidad se puede ver con un pie en destino. A la Universitat de Valencia le correspondían dos destinos.

En el caso de la Universitat de Valencia estos dos destinos eran Kirzguistán y Vietnam. Tal vez sea percepción mía, pero creo que al tener este tipo de destino tantas facilidades la gente los minusvalora un poco, cuando en realidad pueden dar experiencias tan buenas como cualquier otro, tanto por el país en sí como por las funciones a desarrollar.

A sabiendas de eso, una posible estrategia es plantear la candidatura poniendo un primer destino general y uno de estos “destinos preasignados” como segunda opción. La idea es la siguiente: el destino número dos casi nunca se concede. Sólo se le concede a un candidato el destino número dos si no hay ningún otro candidato en toda España apto para ese destino en primera opción. Quien tiene un destino por primera opción tiene preferencia sobre quien lo tiene en segunda, incluso cuando quien lo tiene en segunda tenga muchos más puntos a favor -experiencia, idioma, etc.- Eso supone que en muy raras ocasiones se adjudicará un destino genérico en segunda ronda… pero, no habiendo competencia, sí se pueden adjudicar destinos “preasignados” de esta manera. A no ser, claro está, que alguien más de tu universidad haya cogido ese destino también.

En cualquier caso la incertidumbre no viene ahora. En apenas unas semanas uno se entera de los resultados de las pruebas y en qué puesto se encuentra. Suele ser justo en medio de los exámenes, para que sea más emocionante.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: