La última copa en Saxon

– ¿Vamos a por un copazo?
Será una de las cosas que más voy a echar de menos de Kiev. Le he oído decir tantas veces esto a Sebas…
– Pero, ¿por qué no podemos quedarnos aquí mismo, en Escalibur, que tiene discoteca propia y todo?
– Venga, hombre, así ves otro club en Kiev
– Claro, como me queda tanto tiempo para volver cuantas veces quiera…

Pero quizá esa es exactamente la razón: quiero apurar mis últimos momentos en Kiev.
– Veeenga, que es tu despedida, una última copa
Es inevitable. Al final me convencen.

Saxon es una discoteca (perdón, club, que les llaman aquí) cuya localización se encuentra, para ser exactos, donde Cristo perdió el gorro. En el mapa que acabo de enlazar, el amigo Google, con muy buen tiento, la presenta como un sitio cerquita del cual hay una parada de metro, Golsiivska. Solo hay un pequeño problema, que Google Maps ha obviado: esa parada de metro no está aún activa. Por mucho que Kiev se esté desarrollando y se esté haciendo obra pública para que el metro llegue hasta Boryspil, el aeropuerto, esa estación todavía no está en funcionamiento. No es la única metedura de pata de Google Maps, al menos en Kiev.

La Saxon es un club muy para estudiantes. Se puede ver en muchas cosas: en la música house que suena por las dos plantas del local, en la media de edad de la gente que lo frecuenta, en el precio de entrada (20 UAH, creo recordar)… y sobre todo en lo baratas que salen las copas de Abbyorka (vodka y zumo de naranja), la bebida por excelencia en Kiev. Aquí la venden por 20 hryvnias la copa (algo menos de 2 euros).

Vamos Sebas, yo y otros dos amigos: uno español y otro turco.
– Venga, que he venido sólo para un ratito, ¿eh?
– Sí, David, sí, sólo vamos a tomar la última

Siete abbyorkas más tarde Sebas y yo salimos de la Saxon mientras los otros dos compañeros siguen por un rato más; vamos a coger un taxi que nos lleve a nuestras respectivas casas. Como de costumbre hay que buscar un taxista que no asocie ser occidental a ser imbécil para poder negociar un buen precio. Lo que luego ya no está tan claro es que el tío nos coja y un momento después coja a otra persona que va al lado nuestro, a la que le sacará 40 hryvnias más por el trabajito.

Aquí desde luego quien no corre vuela.

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: