Lavra

Lavra, aparte de la tercera persona del singular del presente del verbo “lavrar“, es uno de los monasterios más importantes de Kiev.

Situado en lo alto de una de las siete colinas sobre las que se asienta Kiev, y a 20 minutos andando desde la parada de metro de Arsenalna -bastante menos cogiendo una de las “Marshrutkas” que pasan por allí- Lavra es digno de mención y visita. El monasterio comenzó a construirse en el siglo XII.

La entrada contempla nuestra llegada, dando paso a un patio en el que se puede observar la torre más alta del monasterio, de 97 metros de altitud, al lado de la cual se encuentran unas dependencias para monjes. Junto a la entrada hay también un plano del lugar.

Hay también algunos elementos algo más vulgares, como una campana que el monasterio no puede colocar en lo alto del campanario, con lo que se mantiene enfrente del coloso, deteriorándose con el tiempo, al no estar colocada como debería una campana.

El complejo tiene algunas de las más espectaculares construcciones que se pueden visitar en Kiev, lugares donde se oficia misa ortodoxa y, por supuesto, las cuevas.

Las cuevas de Lavra guardan en su interior los cuerpos de varios santos de la religión ortodoxa. A la entrada cada visitante recibe un cirio para iluminar el oscuro camino que se abre paso por los angostos corredores subterráneos. Las mujeres, además, deben alquilar una falda por 40 hryvnias de fianza, que son devueltas, una vez terminada la visita y dejada la falda en buen estado en el mostrador a la entrada.

Estos pasillos, con el espacio justo para el paso de una persona, fueron excavados por los monjes a lo largo de los siglos, y antaño eran también un lugar para el retiro de los monjes de clausura. Se encerraban en algunas de las salas por años, sin salir para nada, sin ver la luz del sol dedicando su tiempo por entero a la oración. A la salida mismo de las cuevas se puede ver también un nacimiento.

También una escultura de Pietro Maguila, quien defendió, por supuesto, la doctrina ortodoxa cuando el catolicismo trató de asentarse en la región. Este monje creó una academia, la que a día de hoy es la Universidad más antigua de Kiev. Tras su estatua se encuentran las residencias de los monjes ortodoxos.

El baile de campanas que se oye muchas tardes hacia las 18:00 dura varios minutos, y es otro de los muchos atractivos del complejo.

Aquí el album de fotos de esa visita.

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: