Llegada al poder. Movimiento. La Revolución Azul

Últimos días de febrero.

Viktor Yanukovich va a asumir su cargo como Presidente de la República de Ucrania.

El compañero con el que hablé sobre las elecciones hace poco tenía razón.
Yulya Tymoshenko, sabedora de que la llegada a Marinskiy de Yanukovich supone irreversiblemente su muerte política, ha hecho un poco de ruido para tantear el terreno. Ha perdido sólo por tres puntos y pico, a pesar de su fuerza en Kiev, donde le sacó más de veinte puntos a Yanukovich en la primera vuelta. Viktor ni siquiera era la segunda fuerza en la capital, algo que se quedaba Tigipko.

Pero Yulyia no tiene cintura para levantar una nueva Revolución Naranja. Aquello pasó hace tiempo, y las huestes que salen a la calle hoy son otras. Aquellas que podrían resucitar a Yulya volvieron a sus casas abandonando Maidan tiempo atrás. Las de hoy tienen color azul. El de la Liga de los Pueblos, el partido de Viktor.

En los días recientes las tiendas de campaña tamaño familiar de color azul y los hombres enfundados en ponchos del mismo color se han ido multiplicando. Empezaron siendo unos pocos en el centro de Kiev. Unos días después se pudo apreciar que donde había al principio dos ya había cuatro. Y el número continuó creciendo de una manera casi exponencial.

El día en que Yanukovich toma posesión de su cargo como Presidente un océano azul de tiendas y hombres del partido con su correspondiente atuendo pueblan las calles más céntricas de Kiev. La policía también está invitada a la fiesta. Y a la salida del metro de Arsenalna se puede ver una pequeña concentración de gente con banderas.

Rojo y negro. En España esos son los colores de la Falange y de la CNT, los más moderados entre los moderados. Quizá sea un estereotipo, pero es posible que aquí esto sea lo mismo.

– Son un grupo nacionalista radical – me dice rato después una compañera de la oficina. Qué sorpresa. – Se manifiestan contra la toma de posesión de Yanukovich
– ¿Son pro – Tymoshenko entonces?
– Tampoco. No creo que estén a favor de nadie –
me dice ella

La estampa es digna de 13 Rue del Percebe. En la calle está este grupo, con su “frontman” hablando para un medio de comunicación. Y apenas unos metros más allá, en un subterráneo, un ejército de militares tamaño Robocop con porras, escondiditos bajo tierra pero listos para salir por si se desmanda el personal y hay que aplicar la mano izquierda para calmar a la gente. Digo la mano izquierda porque veo a alguno que es zurdo, y es donde lleva el garrote.

– Son hombres del partido de Viktor – me cuenta otra compañera – están en la calle para preservar el orden
Vaya. Pensé que para eso estaba la policía. Desde luego, el compañero que me habló de este asunto acertó.

Sin embargo, al final todo acaba sin más tropiezos. Yulya depone las armas y Viktor se convierte en el nuevo Presidente de la República de Ucrania, sin más altercados.

He aquí un artículo sobre todo lo que ha pasado recientemente de otro compañero que también está, como dice él, más allá del Telón de Acero.

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: