Droga. Síndrome de abstinencia.

Nunca antes me había llamado la atención. Hasta que llegué a Kiev.

Su aroma es extraordinario. Su sabor es inconfundible. Pasea por mis labios continuamente. O lo hacía hasta hace poco. Es un dulce veneno. No un bálsamo de fierabrás, sino su opuesto. Es una droga, al fin y al cabo. Y me ha enganchado durante demasiado tiempo.

Algún día tendré que aprender la medida de las cosas. Nunca antes de Kiev me había gustado el té o el café. Llegado aquí descubrí algunos de los té que este sitio tiene, donde esta bebida es tremendamente popular.

Aquí la gente se lo toma con limón o miel. Sólo me gusta la segunda opción. O sólo, pero con bastante azúcar. Pero lo odio con limón.

Earl Grey me cautivó. Para cuando me di cuenta estaba tomando cinco tés diarios y el fin de semana pasado, cuando dejé de tomarlo, me sentía completamente fuera de combate. Una amiga lituana dio una fiesta en su casa… y pasé la noche de sofá en sofá y tiro porque me toca. Apenas podía tenerme en pie. Pasé muchísimo sueño. Sin embargo, cuando volví a casa sólo pude dormir cinco horas.

El principio de la semana lo pasé sin probarlo, para desintoxicarme. El lunes fue fatal. Todo el día con sueño.

También es posible que, más que por Earl Grey, el cansancio de ese fin de semana fuera por el poco tiempo que duermo desde el principio de la experiencia. Porque lo que sí es cierto es que raro es el día en que duermo más de séis horas.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: