Informática Heavy Metal

Prestemos especial atención a los minutos que van del 0:50 al 1:18.

Nunca he sabido por qué en esta secuencia la pobre guitarra tiene un final como ese. Aunque tengo una teoría: en aquella época Brandon era aficionado a las carreras de Carlos Saiz. Entre eso y que se debió equivocar en algún momento del punteo…

Pero esa forma de hacer las cosas no sólo tiene aplicación para estos dos campos. También para la informática.

Una amiga me llama para pedirme ayuda
– “David, tú que estás fuerte en eso de los ordenadores, ¿te puedes pasar por mi casa, que la conexión a Internet no me va?”
– “Sí, claro”

Ahí voy yo, a echarle una manita a esta amiga. Me decían cuando empecé la carrera que no me iba a faltar trabajo. Desde luego que ha sido así. Cada vez que algún amigo tiene algún pollo con su equipo ahí está David para lanzarse al rescate. Como ser, trabajo es, pero tampoco estaría de más tener trabajo retribuido de vez en cuando.

– “Muy bien, reina”
– he pasado un rato ojeando el equipo, la conexión y demás – “ya tengo la solución a todos tus problemas”
– “Cuéntame”
– “Vale. Coge el portátil. No, no, por abajo, y con las dos manos. Así, Perfecto. Ahora levántalo. Un poco más. Bueno, pues ahora lo alzas por encima de tu cabeza, y con toda tu mala uva lo estampas contra el suelo”
– “Pero David, ¿qué me estás contando?”
– “Te estoy diciendo en pocas palabras que te compres un equipo nuevo, porque el que tienes ahora mismo no vale ya ni para tacos de escopeta”
– “Pero si sólo lo uso para mirar el mail”
– “Lo usarás “sólo” para lo que tú quieras, pero a la conexión no le pasa nada, es más, es buena, bajas a 10 Mb: vas en moto. Lo que no anda ni cara al aire es un ordenador que tiene 240Mb de RAM”
– “David, este equipo es nuevo”
– “Nuevo, ¿de cuando?”
– “…”
– “Ya. Nuevo. Lavado con Perlán”

Es lo que tienen las Nuevas Tecnologías a día de hoy. No seré yo quien anime a despilfarrar y dejarse cuatro cifras en tener lo último de lo último, pero a veces es bueno estar un poco al tanto de qué es lo que hay en cuanto a equipos en cada momento y, sobre todo, cuanto tiempo tiene el último equipo que cada cual se compró. A partir de los tres años de antigüedad diría que lo mejor es cambiarlo.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: