Agua por un tubo

No, no estoy hablando de que haya agua en cantidades industriales. Es que una de las anécdotas de esa primera mañana en Karpatia es cuando paramos para beber agua del lugar.

El conductor del minibus que nos lleva desde la estación de tren hasta el hotel donde pasaremos esa semana detiene el vehículo, dentro del cual se forma un gran revuelo, mientras todo el mundo se dispone a bajar, botella de medio litro vacía en mano.

¿Qué pasa ahí delante? ¿Hay una tómbola? ¿Regalan algo? – pregunto
No, es que hay una fuente de agua de Karpatia ahí mismo; ven corre, ven a probarla

Bueno, pues ahí esta el tubo que sale de la roca de donde todo el mundo rellena la botella.



Este tipo de fuentes son comunes, por lo que he podido ver, en la zona de Zakarpatia, y la gente suele gustar mucho de rellenar la cantimplora / botella / lo-que-sea en ellas.

En aquel momento recordé un par de conversaciones con el padre de una amiga y con un monitor de Boy Scouts, hace muchos años.
David, esto es agua pura, es maravillosa, fantástica, viene directa de la montaña, sin toda la porquería que le meten a la que bebes todos los días – me dice Miguel

Rato después hablo con Juan
Vamos, ni se te ocurra meterle mano al agua, porque te puedes ir por la pata abajo
¿Diarrea? ¿Crees que puedo coger una diarrea por beber de ese agua? Si, como dice Miguel, este agua viene de la montaña.
Por eso mismo, David. No serías el primero que bebe de este agua sin estar acostumbrado y se pasa dos días con problemas de estómago.

Algo parecido creo que ma pasa a mi. Cuando me acerco a la fuente, o como se llame eso, noto un olor que no me gusta nada. Y no soy el único. Me lleva de vuelta a mi época en Primaria, cuando faltaba poco para las Navidades y siempre había algún gracioso que lanzaba una bomba fétida.

Toma, prueba – me ofrecen una de las botellas, llenas de ese agua
Lo hago. No está tan mala como me esperaba. Sonrío a esa persona.
En cuanto se da la vuelta escupo el agua. Está peor de lo que me esperaba.

El agua de Karpatia puede ser una maravilla, pero probablemente no tengo el cuerpo habituado a ella. Hay quien dice que es porque tiene muchos más minerales que el agua natural. La verdad es que no lo sé. Pero sí sé que es un agua muy diferente a la que se pueda beber en el oeste. No hay más que ver sino la máquina de agua que tenía el hotel en el que nos hospedamos esos días en Zakarpatia. La garrafa, sobre todo el fondo, presentaba el mismo color que había observado en las botellas de mis compañeros voluntarios después del relleno a base de fuente.

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: