Heath Ledger, Ramsés III y Erzsébet Bathory

Espero que os guste esta ilustración de Victoria Francés. Una artista valenciana, por cierto.

¿Dónde pueden darse cita una serie de personajes tan dispares como estos? Sencillo: en una fiesta de disfraces, la cual, en este caso, se llevó a cabo en la embajada de Alemania en Kiev.

Es el último viernes de enero. He estado llamando a mis amiguetes españoles a ver si hacían algo esta noche. No parece que tengan ningún plan.

Son las 16:00 aproximadamente. Llaman al teléfono.

“Hay una fiesta en la embajada de Alemania, te hemos comprado una entrada” – me dice Pedro
“Ah, vale” – digo yo.
“… y es de disfraces. ¿Tienes alguno?”

Jarro de agua helada sobre mi cabeza.
Eh, perdón, ¿cómo dices?
Que si tienes algún disfraz
Hombre, Pedro, cuando digo que hago mucho el indio en la oficina no hace falta que te lo tomes al pie de la letra; ¿cómo iba yo a saber esto para traerme un disfraz de casa?
No pasa nada; vamos a comprar unos disfraces de chinos
Ah, qué bien; ¿y eso cuánto cuesta?
150 hryvnias

La verdad es que voy bastante cogido por los pelos de dinero en esta ciudad. No me salen las cuentas a fin de mes, porque Kiev no es tan barata, al fin y al cabo.
¿150 hryvnias por un disfraz de chino? Pero, ¿lleva MP3 incorporado, o algo?
No, tío, bueno, vamos a entrar a la tienda, ¿te interesa o no?
Dudo unos momentos.
Es igual, déjalo. Gracias, pero iré con mi propio disfraz
Venga, ok. Nos vemos allí

Es tarde para comprar nada, y según salga de la oficina me voy para allá. Así que en un alarde de originalidad me armo de papel de cocina y un rollo de esparadrapo y me voy para la embajada con la clara idea de transformarme en Ramsés III.

Según llego a la embajada Blanca y Sensei Pedro me recogen a la puerta.
¿Qué pasa David? Ahí tienes para cenar y para beber. Y todo por 40 hryvnias
Gracias, nano

Mientras ellos, que llevan ya rato aquí, están en la pista de baile yo me dirijo a ponerme fino a base de cena servida por camareros vestidos para la ocasión.

Veamos algunos de los personajes que podemos encontrar por aquí. Efectivamente, Heath Ledger, cirujanos… y un par de amigas, una argentina y otra finlandesa, disfrazadas de vampiresas.

Outi, que así se llama mi amiga de la embajada finlandesa, se enfunda en el papel de Erzsébet Bathory y obtiene conmigo una instantánea digna de una portada de una de las ilustraciones de Victoria, la artista creadora del cuadro del principio de esta entrada.

Vampiro: La transformación

Esto sí son efectos especiales, y no lo de Hellraiser III. Para lo que dan un lapiz de labios y unos dientes y disfraz de pega del “Todo a 1 hryvnia”. Diría que la mejor foto de la noche. Pero, desde luego, no fue la única.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: