Avatar. La cumbre de Copenhaguen.

Bueno, pues ya que he ido a ver la película y he hecho alguna que otra gracia sobre ella, no estaría de más también que la comentara un poco.

Avatar es una película terriblemente complicada. El hilo argumental es casi tan enrevesado como el de una película de Chuck Norris. La cinta no para de dar sobresaltos. Es casi tan impredecible como un capítulo de El Equipo A. Buena muestra de todo ello es que, viéndola en ucraniano, y con mi maravilloso nivel de dominio de dicho idioma, entendiera prácticamente todo lo que estaba pasando.

Consiste, hablando claro, en poner a dos especies a darse guantazos con cualquier excusa para que la gente vaya al cine a dejarse los cuartos para ver una película de bofetadas en 3D.

Sí es verdad, de todas formas, que la película tiene críticas hacia ciertas cosas que, en algunos casos, han calado entre los telespectadores, a pesar de que no es que James Cameron haya inventado la gaseosa. Esta película se ha estrenado en la misma temporada en que el fiasco de la cumbre de Copenhaguen lo tuvieron que pagar unos activistas de Greenpeace que fueron a protestar contra el fiasco que aquello estaba siendo.

Esta cumbre iba sobre atajar el cambio climático, ese que está produciendo el consumo de combustibles fósiles. Y la película va justamente de un grupo de colonos humanos que llegan al planeta Pandora y empiezan a destrozar el medio ambiente y maltratar a las tribus indígenas en un “quítate tú pa’ ponerme yo” porque han descubierto la riqueza en recursos naturales de este planeta y se la quieren quedar enterita. ¿De qué me suena esa historia?

¿Influencias en la película? Bueno, hay una secuencia de caza que recuerda mucho a la de El Último Mohicano. Hay quien dice además que la película es un “Pocahontas” en 3D, por las similitudes entre las tramas. Bueno, aunque a Cameron le han caído chuzos de punta por esta película, con mil y un colectivos criticándola por una u otra razón. Lo que trae el éxito.

En fin, que a pesar del simplísimo argumento la película vale la pena de ver, al menos en 3D, que es donde tiene la gracia. Tal vez también tenga poco argumento porque es una película muy descriptiva, más destinada a mostrar el mundo de los Na’vi; una película de presentación para la trilogía que se avecina. Y ha de reconocérsele que lograr inspirar a grupos de fans de la película para montar comunidades al estilo de El Señor de los Anillos es una proeza, visto el poco tiempo que lleva en taquilla.

Y el mensaje de Avatar parece haber tenido un eco en los espectadores. Qué menos. Dice, entre otras cosas, que si maltratas a la naturaleza, la broma al final te pasa factura. Sigamos teniendo cumbres como la de Copenhaguen e igual en unas décadas podremos mirar a nuestros hijos a los ojos y decirles que la factura preferimos dejarla para que la pagaran ellos.

Tags: ,

One Response to “Avatar. La cumbre de Copenhaguen.”

  1. Carlos Says:

    http://images.google.com/images?q=avatar%20pocahontas%20script

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: