Un tugurio de tres estrellas

Una de las consecuencias de una política de vivienda como la seguida como la URSS, como contaba en otro post, es que llegado un momento mucha gente pasó a ser poseedora de varias viviendas, en lugar de una.

Los hosteles en Kiev son algo curioso: uno echa un vistazo y encuentra diferentes ofertas, todas bastante interesantes, con muchos comentarios positivos, unos ratings muy altos, etc.

Recientemente he empezado a practicar una actividad consistente en callejear por Kiev para conocer la ciudad. Camino por toda ella para descubrir todo lo posible acerca de este gigante, ceno en el primer “Fornetti” que pillo, paseo arriba y abajo intentando aprender los itinerarios, los sitios por donde me muevo; regateo con los taxistas para volver a casa cuando el metro ya ha cerrado sus puertas, y acabo volviendo a altas horas de la noche a casa.

Entre las cosas que he decidido hacer, una de ellas es unir diferentes paradas de metro. Otra, llegar hasta diferentes hostales. Siento curiosidad. Me apetece ver cómo son los hostales en Kiev.

Wow. Esto si no me lo esperaba. Desde luego, no tiene nada que ver lo que se ve en la página web para lo que te encuentras una vez llegas al sitio. Para empezar, muchas veces mirar Google Maps no sirve para nada, porque algunas de las direcciones que te ofrece están mal puestas. Un amigo ucraniano me recomendó recientemente probar con el mapa de Yandex, el cual considera mucho más fiable.

También la apariencia del hostal es muy diferente de lo que se pueda ver en la página web. Cuando ves las fotos en línea piensas en un hostal de la forma en que un español entiende la palabra “hostal”: es un hotel pero con un poco menos de categoría. Nada más lejos de la realidad. El “hostal” consiste en un señor que tiene un piso muy grande, con cinco habitaciones por ejemplo, y alquila cada habitación por 100 hrivnas (unos 8 o 9 euros) la noche, pero no se trata para nada de un lugar profesionalmente habilitado para el habitaje, como lo es un hotel. Y encima suelen ser pisos de la época en que se inventó la polka.

Otro asunto es el cómo llegar al hostal. Porque estaba paseando por la ciudad, que si estuviera recién llegado y fuera buscando el lugar para poder dormir esa noche, no me haría ninguna gracia descubrir lo difícil que es encontrar estos sitios. Tienen prohibido por ley hacer publicidad en la calle, con lo que si no sabes el lugar, patio y puerta exactos no puedes acceder. También te puede pasar que llegues a la puerta del edificio y no haya telefonillo para llamar arriba y la puerta funciona con código. O tienes el teléfono del dueño del hostal o duermes en la calle. Finalmente, falta por ver si el dueño está o no disponible. A veces es otro “cliente” quien te abre para decirte que el dueño está fuera, tomándose unas copas.

Además, algunos de los hostales están ubicados en callejones o patios traseros que pueden asustar al recién llegado. Una vez uno se habitua a Kiev no es problema, pero alguien que no conozca la ciudad y sepa que esos lugares tienen el aspecto de cualquier otro sitio en Kiev desde luego se lo pensará dos veces antes de acceder. Yo me lo pensé. Y eso que llevaba ya más de un mes aquí.

Estas son algunas cosas acerca de los hostales en Kiev. También hay hostales del estilo que uno pueda encontrar en la zona occidental, pero, por lo que he podido ver, la mayoría de ellos merecerían una certificación de tugurio, expedida por alguna asocación hostelera del país. En Ucrania hay que saber dónde se mete uno.

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: