Problemas de aclimatación

Uno de los primeros problemas que tuve para adaptarme a este sitio fue el tema de la aclimatación. Pasaba demasiado calor. No, no me he equivocado al escribir. Calor.

El sistema de calefacción que funciona en Kiev y por ende en el resto de Ucrania es bastante curioso: al menos en los hogares particulares uno no puede regular la potencia del radiador. Esto supone varias cosas.

La primera, un despilfarro energético que hace de Ucrania el segundo país que más energía desperdicia. No consume. Desperdicia. Es de imaginar que esto es una maravilla para el Protocolo de Kioto.

La segunda es la curiosa estampa de ver una temperatura exterior a pocos grados sobre cero y encontrar a la gente con manga corta dentro de las casas, como es el caso de un servidor.

En manga corta en casa

La tercera, contemplar la curiosa situación de que según dónde vivas te puedes asar de calor o te puedes morir de frío: si tienes la casa cerquita de una central que proporciona la energía para los sistemas de calefacción, enhorabuena: tu casa venía con sauna incorporada. Si vives lejos de tal central, pide a tu casero que te haga un buen precio por seguir ahí y cómprate buenas mantas para cuando la temperatura fuera quede por debajo de veinte bajo cero.

La cuarta es lo absurdo de ver cómo en una casa o una oficina la gente abre la ventana en un día en que las temperaturas ronda los cero grados porque el interior del edificio es un horno.

Con el agua pasa más o menos lo mismo. No son raras las ocasiones en las que uno sólo dispone de agua caliente en casa. El problema es no tener agua fría en absoluto. Pero a fin de cuentas, peor sería lo contrario.

Desde luego, guardar buenas relaciones con Rusia por el tema del gas está muy bien, pero quizá estarí mejor aún si no se empezara a desperdiciar en cantidades industriales tan pronto entra en el país.

Tags: , , ,

One Response to “Problemas de aclimatación”

  1. Carlos Says:

    En Filipinas la situación es la misma, pero con el aire acondicionado. Mientras que en la calle vas sudando a todas partes, en la oficina todos llevan chaqueta y hay días que se me hielan los dedos como en los peores días de invierno de Salamanca, cuando llevas toda la mañana con la mano en el ratón del ordenador.
    Lo curioso es que para trabajar en uno de los edificios más modernos, el aire no se puede regular, de manera que si fuera hace más fresco que de costumbre, dentro te congelas. Y si fuera hace mucho calor, dentro se está perfecto. Y ya no hablo de regulación automática, la mayoría de las salas no tienen regulador manual. Ni siquiera hay una para toda la planta. Empiezo a sospechar que el sistema es tan user friendly que hay un único botón para toda la torre con dos posiciones: encendido o apagado.
    ¡Gracias por tus historias, David!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: