El Rival más Débil en Kiev

Pierdo el metro. Esto es increíble. Esto está sobresaturado. Decido hacer la U: coger el metro e ir en sentido contrario para llegar a la primera estación de todas, donde se supone estará vacío y podré cogerlo.

Aquí llego. La parada de Lisova. La primera (o última, según se mire) parada de la línea roja en el metro de Kiev.

En la vida había visto una cosa igual.
Esta mañana, aún no sé por qué, hay hostias por entrar en el metro que lleva al centro y por ende, a trabajar.

Esto es la Ley de la Selva, la Ley del más Fuerte, para poder entrar o salir del convoy. No hay sitio para El Rival más Débil.

Una imagen vale más que mil palabras. Una secuencia de vídeo, la verdad es que no sé cuántas palabras valdrá:

Pese a estar a escasos dos metros no consigo alcanzar la puerta. Hablamos de la primera parada, cuando el tren viene vacío. Lo más que consigo es avanzar hacia el sitio donde estará la puerta del siguiente tren. Consigo acceder al siguiente. Avanzo para no quedarme en la misma puerta. Con eso gano no sentirme como una sardina en una lata, pero también tiene un precio: me arriesgo a que, llegada mi parada, luego no pueda bajar.

En varias paradas se repite la misma escena. He aquí una de ellas:

Los aspavientos de la gente cuando nuevos pasajeros entran al tren irrumpen en el vagón mientras la multitud se agolpa (¡aún más!) dentro del recinto. A pesar de estar bastante lejos de la puerta yo tampoco siento ninguna holgura a mi alrededor.

Llego a mi parada. Tengo un problema. ¿Cómo salgo de aquí? Utilizo la herramienta más inteligente en este caso: la fuerza bruta. De lo primero que aprende uno en el metro de Kiev: todo lo que has aprendido desde pequeño, eso de la urbanidad, los buenos modales, etc… olvídalo. A la gente no le pesa quedarse en la misma puerta aunque esté sonando el aviso de que la puerta se cierra. Si detrás hay alguien que quiere entrar, tiene que empujar. De lo contrario esa persona se queda fuera del vagón y aquí no ha pasado nada. El acceso al metro de Kiev suele ser algo así como la melé en un partido de rugby. Ahora lo es para la salida.

Consigo salir. Desde luego que no resulta fácil. Pero consigo salir. La verdad, después de lo que he visto esta mañana, me siento afortunado. Aún no sé cómo lo he conseguido.

Tags: , ,

2 Responses to “El Rival más Débil en Kiev”

  1. Sebas Says:

    Es que conseguir subir al metro estando en 6ª o 7ª fila es tener mucha potra.

    Para salir funciona bien eso del “Vi vijoditie?” pero la verdad es que ponerse a pegar empujones es mejor que repetir la pregunta unas 10 veces.

  2. david Says:

    Sebas, esto me ha llegado:
    eres el único que me escribe comentarios🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: