Nacionalismo tecnológico

Hostgator es un importante servicio de host para páginas web. Funciona muy bien para sistemas que corren bajo Joomla, como el portal que yo mismo estoy haciendo para la Youth.

Es barato y obtiene muy buenas críticas de los sitios más importantes del mundillo que rodea Joomla.

Un compañero de la Youth, que está involucrado en la elección de este o aquel servidor para el portal, habla conmigo.
– No podemos elegir esto, David
– Pero, ¿por qué? ¿Qué problema hay?
– Mira, estamos haciendo esto para que lo use cuanta más gente mejor, ya lo sabes; el problema es que en Ucrania la Internet está dividida: no es lo mismo navegar por servidores ucranianos que por máquinas que no lo son; según qué conexiones de internet, las más en este país, si navegas por máquinas de fuera luego tu factura de internet te da una sorpresa desagradable al final del mes; suficiente para que nuestro público objetivo se lo piense dos veces antes de navegar por nuestro sitio si lo ponemos en un servidor de fuera del país

No te digo ná y te lo digo tó. Toda una lección de nacionalismo tecnológico.

El nacionalismo económico es, por norma general, una mala elección. En época de crisis es toda una tentación para todos los países: no compro a los demás, consumo nacional para no dar mi dinero a gente de otros países. Es un gran error, como decía Pascal Lamy, Director General de la Organización Mundial del Comercio.

“El proteccionismo no protege” – dijo Lamy durante una entrevista de la BBC. Tenía razón. Pero de eso quizá hable en otro momento. Baste de momento decir que esa fue la opción que tomaron Europa y EEUU durante los años ’30 para afrontar la Gran Depresión. Y desembocó en un empeoramiento de la situación que dio lugar a la Segunda Guerra Mundial.

Lo mismo pasa con el nacionalismo tecnológico: normalmente no suele hacer ningún favor a la sociedad en cuestión.
Haciendo esto Ucrania se asegura que parte del dinero que se invierta en almacenar portales, sitios web, etc. no saldrá del país. Irá a parar a servicios nacionales de hosting. El problema es que el resultado final, para hacer que navegar por nuestro sitio no cueste un dinero que no es que le sobre precisamente al público objetivo de nuestro proyecto, por lo que este asunto podría desmotivarle, es que tenemos que contratar un hosting dentro de Ucrania aunque sea peor y encima más caro.

A largo plazo, uno se puede imaginar qué es lo que significa esto: el país se estanca, porque hay restricciones a las mejoras tecnológicas que puedan venir del extranjero, los proveedores nacionales se sienten excesivamente cómodos debido a una protección que hace que puedan vender más caro o sin necesidad de ser tan competitivos, por lo que tampoco tienen necesidad de innovar (¿para qué, si el I+D es un pozo de dinero?) y, en definitiva, el producto/servicio que finalmente tiene Ucrania no facilita que puedan ser competitivos. Y eso es el pescado que se muerde la cola.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: