Ansia viva, crisis viva.

Tiene gracia de vez en cuando leer la prensa económica. Por ejemplo, esta entrevista que le hace el economista a José Mota. Ya solo el comienzo, la presentación de Jose, es descacharrante.

Lo cierto es que, aunque Jose no dice lo que el titular abiertamente, éste último tiene más razón que un santo. Uno de los motores de la economía internacional en las últimas décadas, desde los ’80, concretamente, ha sido la acumulación de capital.

El tema es que si tenemos por ejemplo un millón de euros en circulación y se lo damos, digamos, a 20 personas a lo largo de un año, para que tengan un salario de 50.000€ anuales, esta gente “malgastará” el dinero consumiendo su salario, dejando algo (poco) para meter en el banco o invertir en fondos de inversión. Pero si ponemos a esas 20 personas con un sueldo de mileurista, digamos con 10.000€ anuales, y le damos a otro señor los restantes 800.000€, los primeros 20 ya no malgastan consumiendo (hombre, qué van a malgastar si no tienen). El otro señor, algo malgastará, digamos 200.000 de los 800.000 que le habíamos dado. Los otros 600.000 los meterá en el banco, en la Bolsa, bonos o usará cualquier otro medio para que ese dinero acabe moviendo una empresa/gobierno. A lo mejor en el primer caso la gente habría gastado casi todo el dinero en consumo y sólo habría dejado el 20% (200.000€ en total) para inversión, que además habría sido de hoy para mañana (ni acciones ni historias, cuenta a plazo fijo en el banco como mucho). En eso consiste la acumulación de capital, en pocas palabras.

Sin embargo, como estamos en el segundo caso, el señor de los 800.000 le “presta” al banco (a través de bonos, cédulas hipotecarias, etc.) la cantidad arriba reseñada, con lo que al banco le sobra dinero para prestar. Se empieza así a prestar dinero a cada vez más gente, corriendo cada vez más riesgos al conceder créditos, concedidos en algunos casos a NINJA, aprovechando la primera burbuja económica que se pilla, que en este caso ha sido la inmobiliaria. No se preocupen, cada pocos años hay una. Antes que esa estuvo la de las .com y ahora se están poniendo de moda las energías renovables.

La gente empieza a vivir de prestado con un tren de vida por encima de sus posibilidades: piso nuevo, coche nuevo cada pocos años, me he comprado una tele de plasma, etc. No olvidemos que, de acuerdo al punto de partida, esta gente son, en muchos casos, mileuristas.

El día en que una de las piezas del sistema no funciona empieza la caída del sistema entero.

¿Les suena todo lo que acabo de contar? El resultado: House of Cards.

Por eso tiene razón José Mota. Porque en los últimos años ver gente que abusaba del crédito, que la mitad de las cosas que hacía eran “financiado a x meses/años”, ha sido una constante. Pura tontería. Ganas de aparentar: más el placer de decir que tienes coche nuevo que el de tenerlo propiamente. Como dice José Mota “ansia viva”. He aquí el capítulo en que habla del tema. Especial atención al minuto 3 hasta 3:40

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: