La teoría de la relatividad y el aeropuerto de Francfort

14 de octubre de 2009

Si. Soy yo quien tiene el problema, no Víctor. Pero casi está más abatido él que yo. Lo que pasa es que en ese momento me siento tan imbuido en buscar una solución que no me da tiempo a gritar como un poseso ante el problema que tengo encima. Es algo que no controlo, pero si pudiera no querría sentirme de otra manera, por supuesto. Si es cierto que soy consciente de que mis posibilidades de coger el vuelo son nulas. “Tio, si lo cojo de lo primero que voy a hacer según llegue será ir a una misa ortodoxa”, digo en un momento de lucidez.

Tan pronto llego al AIF (Aeropuerto Internacional de Francfort) yo y 30Kg de equipaje nos dirigimos como una exhalación hacia la estación donde he de coger el monorraíl. La facturación cierra a las 10:20 en la terminal 2 y he llegado a la terminal 1 del AIF a las 10:15. Me parece matemáticamente imposible conseguirlo, pero quizá haya algo, algún imprevisto, lo que sea, que me lo permita.

Einstein estaba equivocado. No es la luz lo que más rápido viaja. Es un español a punto de perder su vuelo a Kiev corriendo por el aeropuerto de Francfort. Directamente debí de viajar en el tiempo hacia atrás, que es lo que pasa cuando rebasas la velocidad de la luz, porque sino no me explico cómo he llegado al stand de facturación para mi vuelo a tiempo. Además, tiro a facturar y he de pagar. La chica no quiere cobrarme y empieza a hacer cábalas sobre cómo arreglarlo. Estoy exhausto. Sólo me falta esto. Es absurdo. Estoy a punto de pedirle que respete mis derechos como cliente, que tengo derecho a darle mi dinero a su empresa. Se supone que debería ser al revés.

Lo he conseguido. Recupero la respiración después de semejante carrera. No sé qué ha pasado, por qué lo he conseguido… no sé nada. Sólo sé que en la vida había hecho un check – in ni embarque tan rápido. Soy un superhéroe. Soy el Hombre Humano. Y tengo una misa ortodoxa de cuatro horas en perfecto ruso que me sonará a chino como deuda con alguien de ahí arriba. Soy feliz.

One Response to “La teoría de la relatividad y el aeropuerto de Francfort”

  1. victor Says:

    ja ja que crack!!

    fue una anecdota de las buenas!!

    mas rapido que la luz!!

    bye!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: