Aviones, Micro – machines y burocracia soviética

14 de octubre de 2009

He conseguido subir al avión. Los de Ukrainian Airlines son aviones pequeños, Boeing 737. El más famoso de la famila Boeing es el 747, el primo de Zumosol de los 737. Este último se parece más a un avión de los Micro – machines que otra cosa.

El vuelo transcurre tranquilo. No hay mucho que contar. A la llegada, la famosa cola que me dijeron que encontraría. Habían repartido durante el viaje un papelito en el avión para que lo rellenáramos. Piden dos veces tus datos.  Relleno solo uno de los dos lados.

Tras tragarme una cola de 20 minutos la guardia de acceso a Borispil me manda al final otra vez: he de rellenar la segunda parte con exactamente los mismos datos. Qué le vamos a hacer. Lo hago, paso y recojo mi maleta. David, recuerda no perder el papelito. Sino, no te dejan salir del país. Burocracia con sabor soviético. Da. Fuera, entre el gentío, está Petro, el chófer de la ONU que viene a recogerme.

Un tío majo, pero con el que me resulta difícil entenderme. A lo mejor el hecho de que él no sepa inglés ni yo ruso tiene algo que ver. Me lleva a la UNDP en Kiev, donde conozco a Giovanni. Ese día va a ser movido. Vamos a hacer muchas cosas. Giovanni me lleva a la Youth Social Inclusion Center, al lado de UNDP, cerca del centro de Kiev, donde conozco a Wendy y el resto de mis compañer@s. También me lleva a ver pisos para mi.

Pero desde luego, lo que seguro no se me olvidará de ese día, es cuando también me lleva a ver cómo es un calabozo ucraniano…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: